Recent Posts

¿Cómo camina una estrella de mar si tiene cinco patas y carece de cerebro?

Aunque le parezca increíble hasta el día de hoy no se había publicado una investigación científica que diera respuesta a esta pregunta, relacionada con una especie común en todo el planeta. 
Henry Astley, biólogo de la Universidad de Brown, decidió estudiar a estos animales después de observar que sus brazos se comportaban como serpientes, siendo capaces de enrollarse o moverse en casi cualquier ángulo. No podía entender cómo los apéndices llegaban a coordinarse. 
Al consultar la literatura científica comprobó asombrado que no había estudios previos. 
Ha realizado sus experimentos con estrellas de la especie Ophiocoma echinata, que observó y filmó en una piscina. 
Aunque a primera vista pueda parecer lo contrario, las estrellas de mar se desplazan de una manera muy similar al ser humano. 
Estos animales, pese a no tener cerebro, se mueven de una forma totalmente coordinada. Una obviedad, para corroborarlo sólo hay que observarlas. 
Los animales en general, incluido el hombre, tienen una simetría bilateral (dos mitades simétricas e iguales). Este tipo de animales se desplazan porque en la cabeza se establece la dirección a seguir y se transmite a los miembros del cuerpo responsables de realizar el movimiento. 
Las estrellas tienen una simetría pentarradial, se pueden dividir en dos mitades iguales por cinco sitios diferentes. Pero a la hora de desplazarse no lo hacen de forma diferente a animales bilaterales, como los humanos según las conclusiones de la investigación de Henry Astley.

Estrella de mar utilizada por Henry Astley en sus investigaciones

Las estrellas de mar, que tienen cinco brazos, cuando se desplazan eligen uno para trazar la dirección y los otros cuatro para impulsarse. Cuando deciden cambiar de dirección lo único que hacen es designar un nuevo brazo como guía. Pueden hacer esto con cualquiera de sus cinco extremidades. Definen a que brazo le toca hacer las funciones de cabeza y así aprovechan todas las ventajas de la simetría bilateral. 
Para una animal que carece de cerebro esta adaptación es bastante singular. 
Una vez eligen un brazo cómo guía, en función de la dirección a la que quieren desplazarse, comienzan a mover el resto de las extremidades con un movimiento de remo, parecido al utilizado por las tortugas marinas. Si cambian de dirección eligen otra de las extremidades como guía y repiten el proceso. 
A diferencia de animales como nosotros, si quieren girar no necesitan mover el cuerpo, únicamente designan otra extremidad como parte delantera. 
A Henry Astley le queda aun una pregunta por responder en la que está actualmente investigando. 
¿Por qué durante aproximadamente un 25% de sus desplazamientos las estrellas de mar caminan hacia atrás (según las convenciones de los animales bilaterales) sin cambiar la extremidad que sirve de guía?
Y a nosotros nos queda otra pregunta sin respuesta.
¿Por qué ningún científico hasta 2012 ha decidido investigar el movimiento en las estrellas de mar?

Via: jeb.biologists.org
Autor:

2 comentarios:

Patri dijo...

No es una estrella de mar. Las conocidas como estrellas de mar (las que pertenecen a la clase Asteroidea)no se mueven de esta manera. Esto es una ofiura (Clase Ophiuroidea)

Allpe dijo...

Gracias por tu precisión Patri.
No somos expertos en este tipo de animales.
Seguimos la terminología del original.
http://jeb.biologists.org/content/215/11/1923.abstract
Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales