Recent Posts

Conceptos abstractos ¿En abejas?

Científicos del Centro de Investigación sobre la Cognición Animal de la Universidad de Toulouse III han llegado a resultados realmente sorprendentes en sus investigaciones con abejas. 
Según el resultado del estudio, que se acaba de publicar en PNAS, el cerebro de una abeja es capaz de manejar conceptos abstractos y crear otros nuevos. 
También de utilizar y valorar dos conceptos diferentes simultáneamente para tomar una decisión, en una situación a la que no se había enfrentado con anterioridad. 
Los científicos pensaban que sólo los humanos y algunos primates eran capaces de realizar análisis cognitivos en los que se utilizaran y manipularan conceptos abstractos. 
Los resultados evidencian, que aun sin lenguaje y apenas cerebro, los insectos tienen también esta capacidad. 
Este estudio obligará a revisar muchas y diversas teorías en campos como la cognición animal, la psicología, las diferentes neurociencias o la inteligencia artificial. 
Nuestras capacidades en campos como las matemáticas o el lenguaje se basan en nuestra capacidad para manejar conceptos, relacionarlos, ver las similitudes o diferencias entre ellos. 
El experimento realizado ha demostrado que las abejas son capaces de crear y manejar conceptos para conseguir llegar a una fuente de alimento. 
Los científicos entrenaron a las abejas para elegir donde obtener la comida mediante estímulos visuales; que consistían en dos imágenes distintas colocadas una encima de la otra, o una al lado de otra.
Entre estas dos imágenes se colocó una recompensa (una gota de agua azucarada) o un castigo (una gota de quinina). Se recompensaba a las abejas de acuerdo al concepto arriba y abajo (cuando el alimento quedaba con una imagen arriba y otra abajo), y se la castigaba por el de al lado del otro (una imagen a la derecha y otra a la izquierda). 
En cada grupo las imágenes iban cambiando, pero los conceptos arriba y abajo y al lado del otro se mantuvieron, así como las recompensas y castigos asociados. 
Después de entrenarlas únicamente con 30 pruebas las abejas fueron capaces de reconocer la relación y buscaban la gota de azucar (la recompensa) eligiendo imágenes arriba y abajo de la fuente de alimento. 
Posteriormente se presentó a las abejas imágenes que no habían visto con anterioridad, pero que conservaban la posición de las previas. Aunque las abejas no las habían visto nunca, respondieron a estos estímulos tomando decisiones correctas de acuerdo a su posición (una relación abstracta). 
Otro paso más consistió en entrenar a las abejas con dos imágenes diferentes y premiarlas con la gota de azúcar. Si las imágenes eran idénticas se las castigaba con la gota de quinina. 
Las abejas aprendieron a diferenciar los conceptos de diferente o igual, simultáneamente a los de arriba y abajo y al lado del otro
Si dos imágenes eran iguales, aunque estuviera una encima de otra, las abejas aprendían a no buscar allí el alimento.

Abeja eligiendo su fuente de alimento en base a dos conceptos arriba y abajo y diferente
Esta investigación tiene una importancia trascendental, al cuestionar seriamente la idea de que los cerebros de gran tamaño (incluyendo el humano) son necesarios para trabajar con conceptos. 
Los científicos actualmente están investigando las redes neuronales, la base fisiológica responsable de todo el proceso.

Via: cnrs.fr
Autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales