Recent Posts

El instinto maternal de un leopardo con un mandril

Durante tres años se tomaron imágenes del leopardo (Panthera pardus) de las imágenes, llamado Legadema (Luz del cielo), para elaborar un magnífico documental sobre esta especie en Botsuana
El episodio más sorprendente en todo ese tiempo son las imágenes de este vídeo. 
En él se puede observar como Legadema mata a un mandril (Mandrillus sphinx) que tiene una cría recién nacida. 
Cuando se percata de su presencia en vez de matarla para comérsela, la protege de las hienas (Hyaenidae) y cuida de ella.



Autor:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Y por fin en el documental se ve cuánto le sobrevivio el monito?

Allpe dijo...

No tiene un final feliz.
Esa noche cayó varias veces del árbol, al amanecer el frío (no Lengadema) acabó con el pequeño animal.
Gracias por su comentario.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Conmovida hasta las lágrimas, con las imágenes de un animal que mata solo para comer y demuestran amor. En cambio hay padres que matan a sus hijos solo por desahogar su ira. (bewitchedZ)

Allpe dijo...

Hermosas palabras.
Gracias por compartirlas.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Hubiese preferido desconocer el final de todos modos es una bella historia.

Anónimo dijo...

Yo vi ese documental, es increíble. No sé por qué los leopardos tienen tanta rivalidad con los mandriles. Esta Leoparda, veía a su madre atacar a los mandriles y ella lo aprendió. Su madre se percató que su hija estaba comenzando a cazar por sí sola, y llegó un momento en que ya no podía tolerar a su hija por qué veía que podía valerse por sí misma, estaba llegando el momento de la separación entre las dos. Ese día la leoparda hija, como lo había hecho otras veces, mató a un mandril y la llevaba en sus fauces. Cuando lo dejó caer al suelo, el mandril abrió sus brazos ya muerto y en su pecho se aferraba un recién nacido aún vivo e ileso. La leoparda había matado a una madre, y estaba tan sorprendida que no sabía qué hacer. Al caer la noche, por supuesto llegaron las hienas, y esta leoparda defendió al bebé a muerte, atacándolas y protegiendo el cuerpo muerto de la madre y su bebé. Finalmente tomó la decisión de tomar entre sus fauces al bebé y llevarlo a la seguridad de un árbol. Lo cuidó toda la noche, lo limpió con su lengua y durmió con él, pero al amanecer en bebé ya estaba muerto. Fue una crisis muy fuerte para la cachorra que ya se hacía adulta y afloraba su instinto maternal, por qué después de eso, no volvió a ver nunca más a su madre.

Yo lloré cuando vi ese documental...

Dámaris.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales