Recent Posts

¿Un conservante natural? Este papel orgánico

La empresa norteamericana Fenugreen ha empezado a comercializar un papel, que tiene el nombre de FreshPaper,  con la intención de alargar la vida de los alimentos frescos; y reducir la cantidad de los que tiramos a la basura. 
La empresa fue fundada por Kavita M Shukla, inventora del nuevo papel, y Swaroop Samant un médico. 

Kavita Shukla (izquierda) y Swaroop Samant (derecha)
Kavita desarrolló el papel, cuando aun estaba en el colegio, utilizando como principios activos los de una receta casera que le había dado su abuela cuando la visitó en la India.
Estando allí cepillándose los dientes tragó agua accidentalmente. Preocupada por coger alguna infección, por la baja calidad del agua, su abuela le preparó un te especiado con una fórmula familiar que había pasado de generación en generación.
A ella se le ocurrió utilizar la mezcla para conservar alimentos y después de años de investigación desarrolló este novedoso producto. Lo patentó con 17 años. Su segunda patente, con 13 años patentó una tapa inteligente (un mecanismo que pitaba si se dejaba abierta la tapa del depósito de gasolina de los coches).


El papel, totalmente orgánico y biodegradable. Está compuesto únicamente por extractos de plantas y papel.
Se coloca en los recipientes donde están los alimentos (la nevera, bolsas, envases plásticos pueden ser algunos lugares donde utilizarlo). 
El papel (como las bajas temperaturas de una nevera) inhibe el desarrollo de bacterias, hongos y enzimas extendiendo la vída de los alimentos entre dos y cuatro veces. 


Tiene un olor a jarabe de arce que es un indicador de que aún conserva los alimentos. Las hojas se pueden reutilizar durante dos o tres semanas y posteriormente (cuando pierden el olor a jarabe) reciclarlas o usarlas directamente como abono. 
El papel se comercializa ya en EEUU en hojas cuadradas que tienen unos 10 centímetros de lado.


La empresa, comprometida con la ayuda a los países menos desarrollados, dona un paquete de este papel por cada paquete que se vende. 
En países donde el acceso a la electricidad y las neveras es un lujo puede suponer un importante incremento en el nivel de vida. También para los bancos de alimentos que se encargan de distribuir las ayudas a estos países. 


Actualmente se comercializa en paquetes de 8 hojas que cuestan unos 3 euros.
Este producto puede cambiar radicalmente la forma en que mantenemos nuestros alimentos frescos. 
Un 25% de los alimentos no son consumidos y se pierden en la cadena de suministro por su deterioro.


¿Imagina el ahorro de materias primas y energía que se podría producir disminuyendo únicamente en un 1% esa cuarta parte de los alimentos que se pierden antes de comerlos?

Via: fenugreen.com
Autor:

2 comentarios:

laura dijo...

Increíble que no tenga mayor difusión

ALLPE dijo...

Muchas veces la comercialización de estos inventos es lo más difícil.
Gracias por tu comentario Laura.
Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales