Recent Posts

El sorprendente esqueleto de un caballito de mar

La selección natural ha conseguido, después de millones de años, llegar a las soluciones más eficientes y elegantes para los diferentes problemas biomecánicos.
El esqueleto de los caballitos de mar es un buen ejemplo de ello, combina fuerza y flexibilidad a partes iguales.
El caballito de mar es el único pez del mundo que nada en posición vertical. Debido a esta curiosa postura toda la fuerza la debe ejercer con la aleta dorsal. Esto los convierte en nadadores lentos y en presa fácil de sus depredadores.
El esqueleto de estos animales es una protección ante los ellos. Forma una armadura alrededor de su cuerpo capaz de soportar mordeduras de gran fuerza.
A pesar de tener encima esta coraza pesada el caballito de mar es muy flexible, puede doblar su cola más de 360º. Con frecuencia la utiliza como órgano prensil para sujetarse en el fondo del mar o a sus parejas sexuales.
Estas características únicas en la naturaleza han llevado a ingenieros biomiméticos a investigar las singulares propiedades mecánicas y cinéticas de su esqueleto buscando aplicaciones prácticas.


Via: bioweb.wku.edu
Autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales