Recent Posts

Cómo el Internet de las Cosas puede funcionar sin energía

Ingenieros de la Universidad de Washington han creado un nuevo sistema de comunicación inalámbrica que permite a los dispositivos interactuar entre sí sin necesidad de baterías o de enchufarlos a la red. 
La nueva tecnología se denomina retrodispersión ambiente y permite que los dispositivos interactúen entre sí, o con los usuarios, mediante el procesamiento de las señales de las antenas de televisión o de telefonía móvil que nos rodean en casi cualquier lugar del planeta. 
Los científicos han construido un prototipo capaz de detectar, procesar y reflejar la señal de una antena repetidora de televisión. Esta señal luego puede ser recogida por otro dispositivo similar, sin hacer uso de ninguna fuente de energía. 


La retrodispersión ambiente permite construir una red de dispositivos (o sensores) que se comuniquen sin necesidad de consumir energía de ningún tipo. 
Shyam Gollakota, director del proyecto, ha asegurado que se puede cambiar el uso de cualquier señal inalámbrica y utilizarla como fuente de energía y medio de transmitir información. 
Cualquier objeto puede contener estos sensores y comunicarse con otros. 
Por ejemplo las estructuras de edificios, puentes, etc. pueden incorporarlas en su interior, monitorizarlas de forma constante y transmitir cualquier problema en las mismas, como puede ser un fisura. 


Otra aplicación inmediata es la transmisión de mensajes de texto entre dispositivos portátiles, teléfonos móviles u ordenadores, sin hacer uso de la batería. Han demostrado que es posible transferir fondos de una tarjeta de pago a otra aprovechando únicamente las señales de radiofrecuencia inalámbricas existentes alrededor. 


La velocidad de transmisión de la información entre ellos es de 1 kilobit por segundo cuando están separados 0,75 metros al aire libre y 0,5 metros en estancias cerradas. Una cantidad de información más que suficiente para transmitir los datos de un sensor, mensajes de texto o los datos de contacto de una tarjeta virtual.
Ya se han probado varios grupos de estos dispositivos en un edificio cerrado y en la calle, funcionando sin problemas si se encuentran a una distancia inferior a 10 kilómetros de una torre repetidora de la señal de televisión. 
En este vídeo se puede ver de forma resumida una presentación de esta investigación y sus enormes implicaciones.


Un paso de gigante para hacer realidad el Internet de las Cosas.

Via: abc.cs.washington.edu
Autor:

2 comentarios:

Sofía Prince Puentes T. dijo...

Pues nada... soy absolutamente novata en esto pero puedo sentir un wow ... de cuanto me estoy perdiendo, y quiero investigar y aprender más mucho más

ALLPE dijo...

A todos nos queda casi todo por aprender.
Gracias por tu comentario Sofía.
Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales