Recent Posts

Jeff Wilson, el profesor de medio ambiente que vivirá un año en un contenedor de basura

Se ha criticado muchas veces la enorme distancia que separa los conocimientos teóricos de los prácticos la Universidad. Jeff Wilson, profesor de ciencias ambientales de la Universidad de Huston-Tillotson (EEUU), ha decidido romper esa barrera de una forma totalmente novedosa y radical. 
Este otoño comenzará a vivir en un contenedor de basura, experiencia que prolongará un año, con la intención de poner en práctica sus conocimientos de diseño sostenible y de reducción del impacto ambiental.


Vivirá en un contenedor que tiene poco más de 3 metros cuadrados. Su idea es demostrar que se puede vivir con muy pocos recursos y contrastar su experiencia con el despilfarro del norteamericano medio. 


Jeff Wilson contará con la ayuda de sus alumnos para equipar su contenedor con todo lo necesario para vivir cómodamente en Austin, una ciudad de Texas donde las temperaturas en verano son muy elevadas. 


El proyecto se plantea tres importantes retos.
El agua. ¿Cómo podrá Jeff beber, cocinar, bañarse y usar el baño? Algunas de las ideas propuestas son capturar agua de la superficie y filtrarla, instalar una ducha calentada por energía solar pasiva y reciclar el agua de la forma más eficiente posible, utilizar un inodoro de compostaje que además genere energía a partir de residuos, cuyo prototipo ya ha sido desarrollado por el Instituto Tecnológico de California


La energía. ¿Cómo refrigerará el contenedor o cargará su teléfono móvil? Ideas sugeridas son utilizar la energía del inodoro, células de combustible microbianas y paneles solares. Su meta es conseguir ser totalmente autosuficiente en este aspecto.


La salud. Los niveles de dióxido de carbono, los ácidos de la superficie del contenedor, la temperatura y calidad del aire serán monitorizados de forma continua durante el año del proyecto y habrá que corregir cualquier desviación respecto a los valores.


Este singular profesor tuvo la idea cuando estaba revisando en una cafetería su última publicación científica. Al mirar por la ventana vio un contenedor de basura y tuvo la idea. Cuando un año más tarde acabó el contrato de alquiler de su apartamento vendió todas sus pertenencias (muebles, ropa, menaje, etc.) por un dólar. Los siete meses siguientes los pasó durmiendo en secreto en su oficina de la universidad, aunque seguía teniendo la obsesiva idea de vivir en un contenedor de basura. Propuso el proyecto a la universidad y ésta lo aprobó como un experimento educativo de vivienda sostenible y laboratorio de enseñanza interactiva. 


Eligió un contenedor de basura y no uno de carga, o una pequeña casa, por su carga simbólica en referencia a los residuos, el consumismo y también por lo extremo del proyecto. 
Desde el diseño hasta la implantación este laboratorio-vivienda pondrá a prueba a los estudiantes y los obligará a aplicar sus conocimientos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en cada fase del proceso de renovación del mismo. 
Ha llamado a su proyecto: Proyecto contenedor. Quiere demostrar que es posible vivir cómodamente con mucho menos de lo que consideramos imprescindible. 


El contenedor de Jeff Wilson ya ha sido presentado en la Maker Faire de Nueva York. 
Actualmente está en Texas y muy pronto Jeff se instalará en su nuevo domicilio. 
Su idea también contempla hacer su casa móvil y realizar una gira por EEUU con fines educativos.
¿Qué opinas de este tipo de iniciativas?

Via: dumpsterproject.org
Autor:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como Zoidberg de Futurama.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales