Recent Posts

Piedras que caminan en barcos de hielo

Las piedras viajeras o rodantes son uno de los fenómenos naturales mas raros. 
A día de hoy no se tiene una explicación física definitiva de porqué se produce este fenómeno, que hace que las piedras se desplacen en el suelo sin intervención del hombre o los animales.


Aunque se ha documentado en varios lugares el sitio donde más frecuente es el fenómeno es en Racetrack Playa, un lago seco estacional del Parque Nacional del Valle de la Muerte, donde el número y longitud de los surcos es muy elevado.


Sus huellas se han estudiado desde principios de 1900. 
Las piedras se mueven únicamente cada dos o tres años y durante un espacio de tiempo que se estima en unos 10 segundos. 
Cuando varias piedras se desplazan pueden comenzar su viaje en paralelo y llegadas a un punto alguna de ellas se puede desviar en cualquier dirección.


La longitud de sus huellas puede ser también diferente aunque tenga el mismo tamaño y peso. 
Lo raro del fenómeno ha dado lugar a todo tipo de explicaciones fantásticas y es origen de muchas leyendas. Los indios pensaban que las movían los espíritus y los primeros exploradores pensaron que las movía el campo magnético terrestre
En Racetrack Playa se han identificado 3 tipos de piedras: sienita, dolomita y dolomita negra. Esta última es la más común y procede de una ladera de 260 metros formada por este mineral.


Las trazas de su carreras tienen una longitud de entre 3 y 30 metros, con una anchura que oscila entre los 8 y 30 centímetros y una profundidad inferior a los 2,5 centímetros. 
 Se han determinado las condiciones necesarias para que se deslicen: que estén en un suelo saturado de agua pero no inundado, que exista una delgada capa de arcilla, presencia de un viento muy fuerte para empezar a moverse y de cierta intensidad para mantener el movimiento.


La mayoría de las hipótesis sostenían que los fuertes vientos (que pueden alcanzar los 140 kilómetros por hora en invierno) y el barro húmedo eran los responsables del movimiento. 
Se creyó también que la formación de velas de hielo alrededor de las piedras podía facilitar el movimiento, esta hipótesis actualmente también está descartada.


En una investigación realizada en 2006 por Ralph Lorenz, científico de la NASA que se encontraba en el Valle de la Muerte estudiando su climatología por su semejanza con el de Marte, se interesó por las piedras y desarrolló un experimento para demostrar como rocas pesadas pueden desplazarse por una superficie. 
En 2010 Ralph Lorenz y varios colaboradores publicaron un estudio que postulaba que la capa de hielo bajo la roca permite reducir la fricción y desplazarse a las piedras con vientos suaves.


Una hipótesis totalmente diferente a la de las velas de hielo. La capa de hielo no tiene porque se muy extensa si tiene el grosor adecuado.

En este vídeo se puede ver la primera grabación, realizada en 2006, de este insólito fenómeno.


Mencionar por último que el excesivo turismo puede estar interfiriendo en el estudio de este fenómeno, cuando no haciéndolo imposible: en mayo de este año fueron robadas varias de estas piedras.


Via: wikipedia.org
Autor:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales