Recent Posts

Cómo un panel solar mejora la vida de más de medio millón de nómadas

Mongolia tiene unos 250 días de sol al año, uno de los sobrenombres de este país es la tierra de los cielos azules
En este país, donde predominan las llanuras y se encuentra el desierto del Gobi, viven unos 800.000 nómadas entre una población total de 2,8 millones de habitantes. 
Los nómadas se trasladan continuamente con todas sus pertenencias y animales; y viven en yurtas, unas tiendas de campaña hechas con fieltro y lana de yak
El estilo de vida es el mismo que hace cientos de años, con pocas variaciones; como el uso aislado de motos o generadores de gasóleo. 
Sin embargo el nivel de vida ha mejorado sensiblemente desde principios del siglo XXI. Muy recientemente se puede ver en las llanuras el reflejo del sol en las placas solares instaladas en las yurtas


Desde 2005 hasta hoy el gobierno ha llevado la electricidad al 70% de los pueblos nómadas. Para ello han utilizado sistemas solares portátiles que proporcionan luz dentro de las tiendas, permiten recargar los teléfonos y abastecen de energía las neveras o televisores. Esto último les es muy útil porque pueden escuchar el pronóstico del tiempo; algo fundamental para trabajar más eficientemente y poder mantener protegidos a sus animales. 


Los teléfonos sirven con frecuencia para mantener el contacto de padres e hijos, la mayoría de éstos viven en internados en las ciudades para poder estudiar; muy lejos de sus familias. También permite a los nómadas estar en contacto con los servicios médicos de emergencia y evita que tengan que realizar largos viajes al pueblo más cercano. 
Los sencillos sistemas solares portátiles han mejorado drásticamente la calidad de vida de unas 560.000 personas. 


La distribución e instalación de los paneles comenzó en el año 2005 y llegó a 30.000 familias. Ese mismo año el programa se estancó por falta de fondos. En el año 2006 el proyecto recibió la ayuda del Banco Mundial que financió la mitad de la inversión y el mantenimiento de los paneles con la creación de 50 centros de reparación distribuidos por todo el país. 
El coste por familia de esta instalación oscila entre los 60 y los 350 euros, dependiendo de la calidad de la instalación y el tipo de paneles. 


Este proyecto tiene también evidentes ventajas ambientales al sustituir a velas, gasóleo o queroseno como fuentes de iluminación. También evita la contaminación en el interior de las yurtas por el humo de estos productos. 
Los sistemas solares más eficientes también están reemplazando a los generadores diesel que utilizan para calentarse, en sustitución de las estufas, la quema de carbón, madera o estiércol. 


Un excelente ejemplo de cómo se puede ayudar a toda una población, y al medio ambiente, con un coste perfectamente asumible y al mismo tiempo sin modificar su modo de vida tradicional.

Via: aljazeera.com
Autor:

2 comentarios:

graciapatricia dijo...

Me gusta mucho este tipo de noticias, primero para conocer la vida de otros Paìses, y por ver que saben adaptar a la naturaleza, con medios ecologicos, algo que debiamos de hacer en todas las partes.Gracias por la informaciòn.

ALLPE dijo...

En muchos lugares del mundo casi no hay acceso a la electricidad.
Gracias por tu comentario Gracia Patricia.
Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales