Recent Posts

Cómo cultivar una ensalada en el metro de Londres

En 2014 los empresarios Richard Ballard y Steven Dring, apoyados por el chef Michel Roux Jr., decidieron lanzar una campaña de crowdfunding para financiar el proyecto de convertir 2,5 hectáreas de túneles, utilizados como refugios antiaéreos en la segunda guerra mundial y actualmente abandonados, en una huerta subterránea que abasteciera a los restaurantes y supermercados de Londres. 
Los túneles, situados junto a la estación de Clapham North pero aislados de la red de metro, se encuentran a más 30 metros de profundidad y tienen una temperatura constante todo el año. 


Para financiar el proyecto necesitaban recaudar 400.000 euros y consiguieron reunir en sólo dos meses casi el doble. Al final en el proyecto ha costado aproximadamente 1 millón de euros. 
Lo que parecía hace una idea descabellada hace poco más de un año ya se ha convertido en realidad, y están a unas semanas de producir su primera cosecha de guisantes, rábanos y apios. 
En diferentes fases esperan producir, además de los cultivos mencionados, mostaza, cilantro, amaranto rojo, apio, perejil y rúcula entre otros vegetales.


Los cultivos son hidropónicos (utilizan un 70% menos de agua que los sistemas de riego tradicionales), con ventilación personalizada para cada uno de ellos, e iluminación LED. Tampoco utilizarán pesticidas. 
El control total sobre el entorno de crecimiento permitirá producir alimentos todo el año y de especies que no se podrían cultivar de forma natural en Londres, por el clima. 


Toda esta inversión en tecnología permite producir los alimentos utilizando muy poca energía. Su intención es que todas las cosechas tengan un impacto ambiental nulo y que la energía utilizada provenga de fuentes renovables. 


Primero van a distribuir a restaurantes locales, pero en breve también a todos los habitantes de Londres a través de Farmdrop, una empresa especializada en agricultura local, que distribuirá directamente los alimentos en diferentes puntos de la ciudad; y que permitirá a los londinenses prepararse una ensalada tan sólo cuatro horas después de haber cosechado las verduras.
Una buena idea ecológica que vemos convertida en realidad y que podría replicarse en cualquier ciudad del mundo que tenga túneles o espacios subterráneos abandonados.

Via: farmdrop.co.uk
Autor:

4 comentarios:

Pilar TA dijo...

Impresionante!!!

Anónimo dijo...

"Al final en el proyecto a costado aproximadamente 1 millón de euros".
Lo correcto es "ha", del verbo haber.

ALLPE dijo...

Nos alegramos de que te haya gustado Pilar.
Gracias por tu comentario.
Un cordial saludo.

ALLPE dijo...

Imperdonable error lector anónimo.
Le agradecemos su observación y corregimos el texto.
Un cordial saludo.

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión.
Desde aquí puedes participar en medioambiente.org y hacer un comentario sobre esta noticia.


ALLPE - Consultoria Ambiental - Empresa de Medio Ambiente - Consultoras Medioambientales